divendres, 17 de juliol de 2015

Carmilla, de Joseph Sheridan Le Fanu


     Cuando empecé a investigar para mi tesina sobre Drácula y las mujeres vampiro, descubrí un tesoro: el relato Carmilla, de Joseph Sheridan Le Fanu, publicado en 1872. Me gustó y me impactó tanto que decidí incluirlo en mi estudio. 





La historia tiene lugar en Styria donde Laura, la joven narradora, vive en un vetusto castillo con su anciano padre y unos pocos sirvientes. Carmilla aparece por primera vez en escena cuando Laura cuenta con tan sólo seis años. Tras dormirse en los brazos de Carmilla, se despierta sobresaltada al sentir dos agujas clavándosele en el pecho. Su niñera y el ama de llaves, que entran en la habitación al escuchar sus gritos, no encuentran a nadie ni marca alguna en su pecho. Carmilla reaparecerá trece años después, cuando el carruaje en el que viaja junto con su elegante madre tiene (o simula tener) un accidente cerca del castillo de Laura, y Carmilla debe quedarse para recuperarse. El resto de la historia se desarrolla con el suspense de una novela policíaca y la pasión y melancolía de un inusual relato de amor entre la protagonista y la mujer vampiro, hasta culminar en un final que ha marcado toda la posterior literatura de vampiros.



Le Fanu, el autor, estaba tan fascinado por lo oculto que sus escritos beben directamente de la tradición gótica, del folklore irlandés y de las ansiedades sociales, políticas y culturales de sus contemporáneos. La atmósfera de sus relatos está llena del misterio y de la intranquilidad en la que viven sus personajes, que tienen que enfrentarse a la experiencia con lo sobrenatural, siempre desconocida y aterradora. Carmilla es un magnífico ejemplo de su obra.


El relato está dividido en un prólogo y dieciséis partes. Es muy fácil y rápido de leer y te atrapa desde la primera hasta la última palabra. En él vemos cómo se va fraguando la amistad entre Laura y Carmilla, la rápida atracción entre ambas, el creciente acoso de Carmilla hacia su amiga y la siempre última negativa de Laura ante este hecho.

Poco a poco, el autor nos va dando pistas sobre la verdadera identidad de la invitada y acabamos sabiendo que Carmilla es realmente un acrónimo de Mircalla, condesa de Karnstein, una bella joven que fue vampirizada en la flor de la edad. Alrededor del castillo empiezan a sucederse una serie de extraños fallecimientos de jóvenes campesinas, que languidecen y mueren rápidamente. Laura tiene cada noche extrañas visiones y pesadillas, que la aterrorizan y la van debilitando cada vez más. Pronto le descubren unas marcas sospechosas en la base del cuello. ¿Os suena de algo?


En medio de estos sucesos, Carmilla mantiene una conversación muy significativa con Laura, en la que le confiesa:


 “Aquella noche estaba como muerta en mi cama. Me hirieron aquí —se tocó el
pecho— y nunca he vuelto a ser la misma.
—¿Has estado a punto de morir?
—Sí. Un amor cruel, un amor caprichoso había invadido mi vida. El amor exige
sacrificios. Y en los sacrificios corre la sangre.”



Si queréis saber cómo acaba este relato simplemente tenéis que entrar aquí, donde lo vais a encontrar entero:


¿Por qué esta narración me impactó tanto que decidí incluirla en mi tesina?  Porque Carmilla es considerada por muchos expertos en el tema como principal precursora de la gran novela de vampiros de todos los tiempos, Drácula; porque Le Fanu incorpora un elemento totalmente innovador y transgresor: Carmilla es una mujer vampira, una "femme fatale", rasgo que supone un claro cuestionamiento del rol de la mujer en la época victoriana; porque el anhelo vampírico en Carmilla tiene una clara connotación sexual y lésbica (la condesa sólo ataca a mujeres con el deseo de hacerse una con ellas);  porque la estructura gótica del relato, la turbadora narración y su romántica atmósfera convierten estas escalofriantes páginas en un exquisito deleite para el lector...


Me gustaría terminar con unas palabras de Laura:

“Incluso ahora, a muchos años de distancia, la imagen de Carmilla se me aparece frecuentemente en sus diversos y cambiantes aspectos: unas veces es la hermosísima y lánguida joven; otras, el monstruo que vi en las ruinas del castillo... Y a menudo, en medio de una pesadilla, tiemblo de miedo porque me parece oír los leves pasos de Carmilla que se acercan a la puerta de mi habitación.”

¿Qué os ha parecido mi post de hoy? ¿Os ha sorprendido? (Soy una amante del vampiro literario. Ya lo iréis viendo, jeje.) ¿Conocíais Carmilla? ¿La habéis leído? ¿Os animaréis a hacerlo?

¡Un beso enorme, querid@s mí@s!

Nota: el resumen y las fotos incluídas en este post son de casadellibro.

10 comentaris:

  1. doncs mira l'apunto per la meva filla, a ella aquestes histories l'encanten!
    Gracies per la ressenya ;)

    ResponElimina
    Respostes
    1. Molt bé! Segur que en quedarà fascinada... ;)

      Elimina
  2. Pues a mí esta temática no me llama la atención ...

    Un beso

    ResponElimina
  3. Respostes
    1. Me alegro mucho, Dolo! Te encantará. ;)

      Elimina
  4. Hola^^
    Tal vez algún día lo lea, pero por ahora no se encuentra en mis prioridades...
    Nos leemos =)

    ResponElimina
  5. ¡Hola!
    Pues yo no le diría que no a este libro si se cruzase en mi camino.
    Muy buena reseňa.
    ¡Nos leemos! :)

    ResponElimina
  6. No lo conocía pero a mí todo lo que tenga un poco de relación con vampiros no me va demasiado
    Besos

    ResponElimina
    Respostes
    1. Lástima, porque Carmilla es muy buena! Un beso.

      Elimina

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...