dimecres, 11 de juliol de 2018

Frankenstein Resuturado



Varios autores
Editorial Alrevés
Año de publicación: 2018
Idioma: Castellano
ISBN: 978-84-17077-41-9
Número de páginas: 480
Formato: Rustica con solapas


SINOPSIS

¿Cuál habría sido el periplo de la criatura de Frankenstein si hubiese vivido las veinte décadas transcurridas desde su nacimiento oficial hasta hoy?


Frankenstein Resuturado ha trasladado esta pregunta a veintiún autores y otros tantos ilustradores para que visualicen a la criatura en ese eslabón concreto de la cadena del Tiempo: 1818-2018.

21 relatos, 21 ilustraciones, 2 propuestas musicales incluidas también en el libro. Pero hay más.


Una celebración redonda de la gran obra de Mary Shelley debía ofrecer la propia novela Frankenstein, y con ese objeto fue convocado Lorenzo Luengo, sólido novelista y meticuloso traductor. Su especialísimo trabajo, original para este libro y por tanto único, combativo y opuesto a lo retórico, persigue el objetivo explícito de seducir al lector de hoy.





MIS IMPRESIONES

Si hubo un libro que me impactó, me impresionó y me marcó profundamente en la universidad hasta llegar a convertirse en uno de mis clásicos imprescindibles, ese fue, sin duda, el Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley. ¡Con qué cariño recuerdo su estudio, su análisis, la búsqueda de sus orígenes en el Paradise Lost de Milton, en fragmentos de la Biblia, en la propia vida de la autora! Por eso, en el año en que se celebra su 200 cumpleaños y habiendo descubierto una joya como Frankenstein Resuturado (100% español, por cierto), ¿cómo iba a dejarlo escapar? Desde que cayó en mis manos no he parado hasta devorarlo, disfrutarlo y exprimido completamente. ¡Qué felicidad! 😊

En el prólogo del creador del proyecto, Fernando Marías, ya nos adelanta que Frankenstein es “la mejor novela sobre la soledad humana que se haya escrito” jamás. En esta edición, se ha incluido una especialísima traducción, original para este libro con el objetivo de acercar la novela al lector de hoy.

De esta traducción y adaptación (absolutamente maravillosas) es responsable Lorenzo Luengo, en cuyo prólogo (magnífico), nos narra cómo fue el proceso de publicación de Frankenstein y diversas anécdotas y curiosidades. Por ejemplo: en la primera edición salieron sólo 500 ejemplares; entre la primera y segunda ediciones fallecieron el adorado esposo de Mary y la pequeña hija de los dos, Clara Everina, con sólo 1 añito de edad; la segunda edición se publicó por encargo de William Godwin (el padre de Mary) a beneficio de su hija y también vieron la luz 500 ejemplares; se convirtió en todo un éxito en el teatro y su tercera edición contó ya con 4020 ejemplares. La obra puede considerarse fijada definitivamente en la edición de 1831. La edición empleada por Luengo es la segunda, fechada en 1823.

El libro incorpora, además, el prólogo escrito por Mary Shelley para la edición de 1831, en el que nos relata el origen de la novela (recordemos el reto de la historia de fantasmas en Villa Diodati, la pesadilla que le dio a Mary la idea que buscaba para el relato que se trasformó luego en esta obra maestra). Y también una reseña que Percy Shelley realizó y que se publicó en la revista Athenaeum en 1832, donde elogiaba la originalidad y la perfección de la obra.


Los relatos y las ilustraciones

Se encargó a distintos/as autores/as e ilustradores/as que contaran la historia del monstruo de Frankenstein a lo largo de estos 200 años desde el nacimiento de la obra. Se trata de relatos cortos de dos caras de folio que cuentan en primera o tercera persona, en forma epistolar o poema, las vivencias de la criatura de manera cronológica.

En estos 21 relatos, acompañado cada uno por una ilustración, podemos encontrar temas y narraciones variadas (que nos provocan también sentimientos diversos) como la descendencia, la necesidad de una madre, la revolución industrial (niños enviados a trabajar a las fábricas) 😢, la compasión del “monstruo”, la Guerra Civil, la Guerra de Vietnam, el 11S… Tanto la esperanza como la emoción, el terror y la crueldad tienen cabida en estas páginas.

Los relatos y las ilustraciones que más me han gustado son l@s siguientes:

“Dos bordes de una misma herida”, de Valeria Correa Fiz, donde el “Ser” conversa directamente con Mary Shelley.

La sensacional ilustración de Fernando Vicente (un artista que me fascina) 


La ilustración de Raquel Aparicio, que acompaña al relato de Patricia Esteban Ertés, una narración muy, muy triste.



“16 de julio de 1974”, el relato de Espido Freire
 
Detalle de la ilustración de Raquel Alzate



La fantástica ilustración de Juan Miguel Aguilera



Detalle de la ilustración de Dídac Pla, donde el “monstruo” es un ángel



En las últimas páginas de Frankenstein Resuturado podemos encontrar todos los detalles de estas “48 miradas” (incluyendo los 21 relatos + 21 ilustraciones + 2 propuestas musicales). A continuación, os adjunto un listado para mayor comodidad:

Autores:
Elia Barceló, Juan Ramón Biedma, Matías Candeira, Yolanda Castaño, Valeria Correa Fiz, Aixa de la Cruz, Eva Díaz Riobello, Patricia Esteban Erlés, Espido Freire, Milagros Frias, Irene Gracia, Miguel Ángel Hernández, Julio César Iglesias, Raquel Lanseros, Ismael Martínez Biurrun, Vanessa Montfort, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Clara Peñalver, Ricard Ruiz Garzón, Elisa Victoria, María Zaragoza

Ilustradores:
Juan Miguel Aguilera, Tyto Alba, Raquel Alzate, Raquel Aparicio, Laia Arqueros, Raúlo Cáceres, Irene Gracia, Raquel Lagartos, MBRichart, Miriampersand, Sara Morante, Elena Odriozola, Javier Olivares, Mireia Pérez, Joaquín Pertierra, Didac Pla, Pedro Rodríguez, Carlos Rodríguez Casado, Santiago Sequeiros, Carlos Spottorno, Fernando Vicente.

Músicos:
Luca Germini, Rosa Masip, Josete Ordóñez, Iñaki Quijano


En conclusión, no creo que hubiera una mejor manera de rendirle homenaje a esta grandísima autora y a su inmortal creación, en vida siempre a la sombra de su marido, de su padre y de otros autores de la época como Lord Byron. ¡Cuánto me alegro de que por fin se reconozca su talento y su lugar en las grandes obras literarias de todos los tiempos! Como se indica en la contraportada, es “una celebración colectiva de la novela de Mary Shelley”. No se podría decir mejor ni más claro. GRACIAS A FERNANDO MARÍAS, A LORENZO LUENGO, A LOS AUTORES, ILUSTRADORES Y MÚSICOS. Sobretodo, GRACIAS, MARY.


Quise ser amado, y sólo recibí desprecio. Quise hundirme en el olvido, y mis propias palabras me trajeron de vuelta. Sea. Si no puedo desaparecer de los sueños de los hombres, los hombres compartirán mis pesadillas.” (fragmento del relato de J. C. Iglesias)

Deseo que a mis verdaderos hermanos (los animales) no les parezca monstruoso mi aspecto humano” (fragmento del relato de Irene Gracia)

"¡Despiadado creador! Me has dado sentimientos y pasiones, pero me has abandonado al desprecio y al asco de la humanidad." (Frankenstein o el moderno Prometeo, Mary Shelley)

"Tú, que me acusas de asesino, serías capaz de destruir a la criatura que es tu propia obra. ¡Alabada sea la eterna justicia del hombre!" (Frankenstein o el moderno Prometeo, Mary Shelley)

Maldito sea el día en que recibí la vida, maldito sea mi creador.” (Frankenstein o el moderno Prometeo, Mary Shelley)

"Y cuando me convencí de que era el monstruo que soy, me acometió un profundo sentimiento de pena y mortificación." (Frankenstein o el moderno Prometeo, Mary Shelley)
 


Notas: Muchísimas gracias a la editorial por el envío de este tesoro y por haber confiado en mí. 😊; por la naturaleza de la obra (fantástica pero también clásica, que no de humor), la he incluído dentro del mes temático de julio 2018 de Laky. 😉





dimecres, 13 de juny de 2018

El vuelo de Lena, de Sara Ballarín (antes de su publicación)



Autora: Sara Ballarín
Fecha publicación: 06/2018
Páginas: 360
ISBN: 9788491292609
Temáticas: Narrativa romántica, Erótica
Colección: Femenino singular

Sinopsis

Lena tiene veintiséis años y vive junto a su padre, un afamado novelista que pasa la mayor parte del tiempo fuera, y su abuela en una lujosa casa de Madrid. Su vida vacía y gris se divide entre el trabajo en una tienda de discos, salir con sus amigos y acostarse de manera intermitente con Daniel. Pero todo cambia el día en que su padre le hace un regalo que pondrá del revés todo su mundo y que le dará unas alas que nunca se atrevió a tener: un libro con las memorias de su abuela, que esta grabó en los que fueron, sin saberlo, los últimos días de su vida.

Sara Ballarín regresa al panorama editorial con una novela llena de sonrisas y lágrimas, de verdades que duelen, de realidades que sorprenden y de cadenas que nos atan. El vuelo de Lena muestra que no podemos vivir anclados en la tristeza y pone voz al legado entre mujeres, palabras que generación tras generación nos liberan y nos recuerdan que lo más importante es alzar el vuelo.


MI OPINIÓN

¡Hola a tod@s!!! Hoy vengo a contaros con una sonrisa en los labios que he tenido el privilegio de disfrutar de esta novela antes de que saliera publicada gracias a la cortesía de Penguin Random House (se publica mañana día 14 de junio). Cuando recibí su mail con una promoción así:

El vuelo de Lena muestra que no podemos vivir anclados en la tristeza y pone voz al legado entre mujeres, palabras que generación tras generación nos liberan y nos recuerdan que lo más importante es alzar el vuelo.

¿Cómo podía negarme? IMPOSIBLE. Ha sido mi primera lectura de Sara Ballarín y me ha gustado mucho.😊😊

El libro se divide en 54 capítulos cortos, y su estructura es muy visual, con narración en primera persona (cuando habla Lena) e inclusión de las memorias de su abuela (cuando nos transcribe las partes del diario que va leyendo).

Al principio, vemos que Lena es una joven de 26 años que está completamente perdida a causa de las desgracias que le han tocado vivir aún a tan corta edad: la pérdida temprana de su madre, la enfermedad y muerte de su hermana Mara (su otra mitad), el rápido desenlace de su abuela (Yayi, que es como una madre para ella), la nula conexión con su padre y la incapacidad de escribir, su gran pasión. Aparenta que es feliz, sale con sus amig@s, tiene un amigo especial (Daniel), pero está totalmente rota por dentro:

“Mara era mi timón en la vida y me lo arrancaron, dejándome solo los brazos de mi abuela para agarrarme.” (pág. 26)

Cuando su hermana muere, se queda desgarrada. Sus ganas de amar a otra persona se van con ella. La única persona con la que puede abrir un poco su corazón es, aparte de Yayi, Daniel y, más adelante, Lídia, una amiga:

“Hay algo peor que estar deprimido: estar en ese estado neutro en el que ni subes ni bajas. Porque eso significa que no vives. Que no te emocionas. Que no te alegras. Y eso no es vivir, es supervivencia.” (pág. 79)

Para hacerla salir de esta “sin vida”, Yayi le regala sus memorias. Lo que no sabe es que Lena empezará a leerlas cuando ella ya no esté en este mundo:

“Para Lena,
“Cuando mi voz calle con la muerte, mi corazón te seguirá hablando.” R. Tagore” (Diario de Yayi, pág. 41)

Así, en la novela, nos encontramos con dos historias paralelas: la de Lena y la de Yayi.

A nivel personal, me he enamorado del personaje de Elena (la abuela o Yayi), y su diario.

Elena es un ser excepcional. Nació y se crió en una España en la que, por la época y por el hecho de ser mujer, no podía aspirar a mucho. Pero ella consiguió desarrollar una personalidad muy diferente a la de las otras mujeres del pueblo y dejar de lado las habladurías que tanto daño pueden hacer (si nos dejamos). Y en esto tiene mucho que ver su marido, Andrés, nacido en España pero venido de Francia, un hombre con mundo e ideas más liberales. Él es siempre su apoyo y consuelo y quien le abre la puerta a un mundo nuevo, lejos de convencionalismos y restricciones. El viaje a París que hace con Andrés (y en el que conoce a Isabel, su cuñada, otra historia conmovedora), le cambiará la vida y su forma de verla para siempre.

Como su nieta, Elena se ha enfrentado también a muchas desgracias a lo largo de su vida, pero en vez de dejarse vencer por el dolor y la autocompasión, decide ser fuerte para avanzar y seguir adelante:

“Qué error tan grande ese de cerrarle la puerta a cualquier sentimiento, flor. Solo porque hayamos tenido circunstancias adversas no significa que las merezcamos y que debamos cargar con la pena siempre.” (Diario, pág. 86) 

“Es algo que aprendí tras ese primer golpe, Lena: que el tiempo, la rutina y el querer seguir adelante sin anclarte más de lo necesario en la tristeza no hacen que duela menos, pero sí que puedas volver a ser feliz a pesar de ello.” (Diario, pág. 107) El dolor te hace más fuerte.

“Por primera vez en varios años, recé para dar gracias por ser quien era y tener todo lo bueno que tenía.” (Diario, pág. 209) 

“Nunca entenderé por qué la Naturaleza fue tan caprichosa conmigo, pero intuyo que yo debía vivir y aprender muchas cosas antes de entregarme a la maternidad.” (Diario, pág. 337) 

¿Para qué sirve, en mi opinión el Diario de Yayi? Actúa como una catarsis para Lena, ya que así puede conocerla a fondo a ella y a sus sentimientos al mismo tiempo que a los suyos. Conoce su historia, sus raíces y también es una manera de decirle adiós, de dejar atrás las ataduras al dolor y empezar a mirar hacia adelante.

Entre Daniel y Lena podemos percibir un lío de sentimientos al principio de la lectura. De ser amigos especiales pasan a ser pareja para romper poco después. Dani encuentra que el problema de raíz, siempre proveniente de Lena (aquí discrepo un poco) no se soluciona, porque ella (según él) vive en un mundo de apatía permanente. Ella piensa continuamente: “Y yo vuelvo a tener la sensación de no entender nada.” (pág. 247) ¡Cómo te entiendo, Lena! Personalmente, este “ir y venir” de Lena y Dani y el hecho de que éste le eche continuamente toda la culpa a ella no me ha acabado de gustar del todo.

A medida que va avanzando el libro y Lena va profundizando en su dolor para irse curando y levantando, empieza a escribir de verdad, sin miedos, y se atreve a confesarle todo lo que siente a su padre:

“¿Por qué me has dejado sola toda mi vida, papá? ¿Por qué has preferido otros mundos inventados antes que el tuyo? ¿Por qué en tu intento por huir de tu tristeza te olvidaste de que dejabas a una niña atrás? ¿Por qué me has inculcado el mido a la decepción constante y a no contar con los demás?” (pág. 264)

Al final, poco a poco, el círculo se cierra. Era lo que le hacía falta a nuestra protagonista para poder evolucionar:

“Cuando Mara murió pusiste punto y final a tu vida y solo estaba en período de transición y asimilación de una tragedia. Cerraste con llave la puerta de la evolución y ese punto y final no te ha dejado avanzar. Pero no hay punto y final hasta que nos morimos, Lena, así que no lo escribas nunca más. Avanza y deja que tu vida sea siempre un continuo punto y seguido.” (Diario, pág. 360) 

Los últimos párrafos me parecen una preciosidad:

“(…) miro hacia el cielo satisfecha, sintiendo una inesperada calma, como si mi madre, mi abuela y Mara me miraran desde lo alto y estuvieran diciéndome adiós, dejándome marchar. Así se cierra el círculo, mis fantasmas se van y se abre paso un nuevo ciclo lleno de ilusiones que no me quiero perder.” (pág. 370)

“Porque ahora sé que cada día es una página en blanco que solo nosotros escribimos y no es necesario saber qué pasará para disfrutar de lo que ocurra hoy.” (pág. 370)

En resumen, que es un libro que os recomiendo, porque está lleno de sentimientos, ternura, valentía, amor, aprendizaje y de la idea, tan necesaria, de que la vida es un cambio constante y de que, aunque no la veamos por el dolor y los traumas, siempre nos quedará una nueva puerta que abrir. 

Muchas gracias a Penguin Random House y a Sara por este magnífico ejemplar y a vosotr@s por leerme.

¡Un abrazo y hasta pronto!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...