diumenge, 1 de setembre de 2019

Me quedo aquí, de Marco Balzano



Título: Me quedo aquí
Autor: Marco Balzano
Editorial: Duomo
Colección: Nefelibata
ISBN: 9788417128913
Páginas: 240


Resumen

Cuando la guerra llega a la puerta de casa o se produce una inundación, la población huye. Al menos, eso es lo que hace la mayoría de la gente, pero no Trina, una mujer fuerte y obstinada. Las palabras son la única arma de esta maestra decidida; palabras elegidas con cuidado para escribir a su hija desaparecida, con la esperanza de que un día vuelva; palabras que cuentan el destino de una familia en tiempos convulsos; palabras para expresar la fidelidad a los ideales de juventud y a la resistencia.

Marco Balzano construye una novela cálida e intensa que mezcla la Historia en mayúsculas con las pequeñas historias cotidianas y en la que resuena la voz de Trina, una mujer inolvidable.


El autor habla de su novela




MI OPINIÓN

Con este libro he tenido una relación amor-odio desde el principio. Por una parte, me ha gustado mucho que el autor rescatara del olvido este tipo de historia que, por desgracia, no fue un caso aislado pero, por otra, la he encontrado demasiado triste, falta de esperanza y con un sabor muy agridulce al final. Vamos a por el análisis.


Me quedo aquí es un relato personal e intimista escrito en primera persona por Trina, la protagonista. La destinataria de las mismas es su hija, Marica. Está dividido en tres partes con numerosos capítulos cortos cada uno, lo que facilita su lectura. El título de las 3 partes ilustra a la perfección el contenido de cada una: Los años (introducción a los personajes y al contexto de la época), Huir y El agua.


No voy a hacer un resumen del libro. Quiero explicaros la idea general del autor y acompañar mi reseña con algunas citas que encuentro magistrales y me han tocado el alma.


Curon, el pueblo del que nos habla Trina, realmente existió. Es un pequeño pueblo borrado del mapa en 1950 con el propósito de construir un embalse. Su destrucción fue el último acto de un largo periodo violento que afectó a toda la región. Con Trina vivimos la impotencia de no poder expresarte en tu lengua, de la coacción de tus libertades, la violencia, el miedo, la angustia, la oscuridad, la guerra, la muerte, el hambre, las represalias, las deportaciones, la destrucción de las ilusiones y de tu forma de vida… En 1921, los fascistas italianos irrumpen en su horizonte y toda su vida, llena de paz y armonía, cambia para siempre. Trina, maestra de escuela, pasa a serlo de manera clandestina ante la prohibición de poder enseñar en su propia lengua. Las circunstancias le llegan a arrebatar a su hija, hecho que la marca y traumatiza de por vida. Justamente es a esta niña perdida a quien dirige sus palabras. Trina se erige como una mujer decidida, con carácter, valiente y muy luchadora que usa la escritura como medio para batallar contra toda maldad e injusticia. Y cuando parece que todo este horror ha terminado, llega “el agua”, la inundación. No he soportado leer sobre el pasotismo de los habitantes del pueblo. Ha sido superior a mí. Al final, se alza una nueva Curon y lo único que queda de la auténtica es el campanario sobresaliendo de esas aguas muertas… 😢



Esta imagen es tristemente paralela a la del pueblo de San Román de Sau, en Catalunya, también sumergido debajo de las aguas por la construcción de un embalse en 1962. ¡Cuántas historias sepultadas, cuántas vidas marcadas por siempre, cuánta injusticia!


  El pantà de Sau
                                               
 
Os adjunto unas citas, preciosas, que encuentro que ilustran a la perfección todo el sentimiento presente en el libro, desde principio a fin:


Las palabras no podían derribar los muros que había levantado el silencio.” (pág. 168)


“(…) le pedí otra vez que nos marcháramos de aquel lugar maldito en el que las dictaduras se sucedían unas a otras, en el que no se hallaba la paz ni siquiera después de la guerra.” (pág. 179)


Escribí que las empresas trataban Curon y el valle como si fueran lugares sin historia. Pero nosotros teníamos nuestra agricultura y nuestra ganadería, y antes de que llegase aquel ejército de paletos y aquella chusma de ingenieros, reinaba la armonía en granjas y bosques, en prados y senderos. La nuestra era una tierra rica y llena de paz.” (pág. 199)


Erich ya no tenía animales, sus tierras estaban bajo el agua, ya no era campesino, ya no vivía en su pueblo. Ya no era nada de lo que quería ser, y la vida, cuando no la reconoces, te agota enseguida.” (pág. 226)


Puede que la única forma de seguir viviendo sea transformarse, no resignarse a quedarse quieto.” (pág. 227)


Y ya sólo me queda dar las GRACIAS a la editorial por el envío del ejemplar y a mis queridas Laky y Albanta por haber organizado esta Lectura Conjunta.


Un abrazo y hasta pronto. 😉





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...